BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

sábado, 16 de octubre de 2010

Terror en el mercado...

Hoy he ido al mercado central de Alicante, un mercado municipal. Tan solo puedo decir que a sido una mañana terrorífica para mi. No por la gran cantidad de animales muertos colgados de garfios que e visto, algo que seria normal en mi. No por la salvaje marabundas de abuelas peleandose por esa, si esa concretamente, jodida chuleta de cordero cuando hay doscientas mas de igual o superior calidad. No por la frescura y calidad del genero, que e de decir que era increíblemente buena, no, hoy estoy aterrado por la gran cantidad de normas de sanidad de se saltan a la torera en un mercado tan vigilado como debería ser ese.

Hace tiempo que era consciente que las condiciones de la cadena de frió eran escasa, pues descargaban el camión en plena calle y tardaba en llegar el genero a la cámara del mercado. También era consciente de que descargar el genero en plena calle cerca de una carretera frecuentada era algo horrible desde el punto de vista higiénico, por que no os penséis que el genero va cubierto... pero ver como en una de las mejores carnicerías del lugar, los carniceros se saltaban las normas de higiene tan a la torera me resultaba nauseabundo, como si no tuviera suficiente con ver la carne, me explicare:

Estaba yo tranquilamente en la carnicería y de repente me doy cuenta como los carniceros tocaban tranquilamente los billetes con sus manos pringadas de carne y como tocaban también las bolsas, eso en mi tierra puede ser un foco de infección poderoso, sobre todo si tenemos en cuenta que después de eso volvían a tocar genero crudo de otro cliente. ¡La puta! ¿¡Es que no sabes que el dinero es uno de los sistemas de propagación de bacterias mas común, so cerdo!? ¡¿Sabes lo que es lavarse las manos!? "Bueno Hek, no te pongas quisquilloso" pensé en ese momento al recordar que la carne por norma general se cocina (siempre en mi casa) y que a altas temperaturas la mayoría de bacterias son destruidas. Pero entonces... uno de los dependientes saca una barrita de cereales, la abre con el cuchillo de cortar la carne y con su mano llena de sangre reseca se pone a comer tranquilamente mientras atiende... vale, bien, es él el que se juega una salmonelosis por manipular pollo crudo y meterse después la mano en la boca, pero... ¡HIJO DE PUTA; ESTAS MASTICANDO EN CIMA DEL GENERO QUE TE VOY A COMPRAR! Ya os podéis imaginar la situación posterior, yo viendo eso y mi padre hablándome:

- Héctor, ¿Estas bien?

- :o

- ¿Héctor?

- :o

- ¿Quieres dar una vuelta haber si ves algo que te llame la atención?

- Si padre, sera lo mejor.

Me aparto del estant de la carne, me recorro medio mercado y cuando estoy suficientemente lejos:

- ¡JODIDOS PUERCOS!

Bueno, para mi que estoy comenzando a obligarme a comer carne, os podéis imaginar que grata impresión me ha dado esa sensación, de pronto he sentido la necesidad de comer productos cárnicos a diario.

Bueno, con esto y un bizcocho... Ciao.

(En la imagen: Una vista de la puerta principal del mercado central de Alicante)

5 comentarios:

Azra-Chan dijo...

Pero que grande....que grandeeeeeeee jajajajajaja

No se de que te extrañas los tios del mercado son unos cerdos desde l primero al ultimo, pasate a los carniceros testigos de jeova que veras que limpitos, ate pasate a mi carniceria XDXD

Vinicio Perez dijo...

El mercado... Aqui es una pesadilla!!! XD

Hek dijo...

¿Religión = Higiene? Lo que me faltaba por ver. Cuando me decían que el agua bendita limpiaba no me lo creía, tendré que replantearme mis creencias...

Jorge dijo...

Buen comentario, estoy totalmente de acuerdo con eso. Es buen material, pero al estar en el centro, no mejoran la higiene y por q no decirlo. Muchos no son conscientes de la falta de higiene, llevan toda su vida asi.

Al fin y al cabo e sun mercado tradicional. A ver si alguien les dice algo. ¿Pero quien?

Hek dijo...

Lo se Jorge, pero las carnicerías de barrio son también tradicionales y son mas higiénicas XD. Ya no me meto con las condiciones del sitio, pero por dios, que un carnicero joven no sepa las normas, manda cojones. Ya no tanto por higiene, si no por presencia en si.

Vinicio, te acompaño en el sentimiento, vente a vivir a España que seguro te gusta mas.